Alcanzar la máxima productividad creando los espacios perfectos en la oficina que inspiren a sus colaboradores y ayude a motivarlos. Hemos mencionado en otras oportunidades que las oficinas abiertas, así como los espacios cómodos y flexibles que incorporan la naturaleza y elementos creativos, han demostrado mejorar la productividad de los colaboradores. Volvemos sobre este tema a través de un informe publicado en el suplemento Retina del diario español El País sobre la importancia del espacio como herramienta para influir en el comportamiento y las emociones de las personas.

Ya son cada vez más los estudios que demuestran que la felicidad y la productividad en el trabajo están relacionados. Entornos centrados en el bienestar del empleado, tanto físico como emocional, pero también donde el cliente o el ecosistema que rodea a ese entorno también se sienta identificado.

Silvia Rivela, arquitecta especialista en Workplaces y cofundadora de Do-WE, identifica cuatro agentes que configuran cualquier organización: el espacio en el que se van a instalar, las tecnologías que utilizan, sus propios procesos internos y finalmente lo más importante, la comunidad o las personas que la habitan junto con sus rituales”. Y añade: “Conocer a una empresa es como conocer a una persona que nace, crece y se desarrolla bajo unos valores, una visión y una misión final. Necesitamos conocer este aspecto para transmitirlo en el espacio como una realidad”.

Por eso la importancia de ofrecer distintas soluciones según las necesidades específicas y según las tareas y el tipo de trabajo y cultura laboral que aloje.

Accedan a la nota completa en: bit.ly/2yraCAr