Qué dicen las tendencias de hoy sobre el futuro

La tecnología ha alterado la forma como vivimos y trabajamos. Pero a medida que esta se transforma en un coworker y en una compañía personal, no todas las generaciones nos sentimos completamente seguras acerca de cómo esto nos hace sentir. Del futuro del trabajo y de los trabajadores están dedicados los últimos informes de la revista 360 de Steelcase que resumimos en este artículo.

Es importante imaginar y estar preparados para los impactos que se vendrán. Es necesario entender que no todo pasa por la tecnología, sino también por las experiencias humanas, por ejemplo, en los lugares de trabajo, que es donde pasamos la mayor parte de nuestras horas despiertos. Y que cuanta más interacción productiva tengamos con nuestras máquinas, mejor será nuestra creatividad, nuestros valores, y nuestras pasiones.

¿Estamos preparados para adaptarnos a las posibilidades del futuro? ¿Qué patrones del futuro vemos en las tendencias actuales?

En 2025 se prevé que 20 billones de dispositivos digitales estarán conectados, casi tres veces la población mundial. El impacto tecnológico ha sido muy acelerado y parece increíble pensar que el primer iPhone salió a la venta hace sólo 11 años. Sin embargo, por otro lado, muchos empleados esperaban que sus trabajos fueran automatizados por la tecnología -y no fue así- y muchos de los grandes ejecutivos en el mundo creían que para 2017 habrían superado el 300% de inversión en inteligencia artificial -y tampoco fue así-.

Pero lo que sí ha cambiado es el modo como trabajamos: cómo y dónde accedemos a nuestro correo, cómo nos contactamos, o las redes sociales que utilizamos para uso personal y laboral. En otros 10 años más, probablemente la integración de la inteligencia artificial, la realidad virtual, y la analítica humana, sean tan normales como nuestros dispositivos actuales.

En un futuro habitaremos oficinas llenas de computadoras -diferentes a las actuales-, con realidad virtual para experiencias holográficas inmersivas, por ejemplo. Los ambientes y espacios también lucirán diferentes, más intuitivos y confortables, y diseñados para soportar diversos grupos de profesionales (escritores, programadores, diseñadores o científicos) unidos para resolver grandes problemas.

La tecnología posiblemente ocupe el rol administrativo de notificar reuniones, eventos, reconocimientos faciales, respondiendo correos de rutina, como un compañero multitasker de oficina. Y aunque roles como estos sí podrán ser automatizados, algunos serán muy difíciles de sustituir, como el gerenciamiento de proyectos y personas, la experiencia en la toma de altas decisiones, la capacidad de planificación y, por supuesto, el trabajo creativo.

Por eso los grandes líderes han identificado que construir la organización del futuro es uno de los retos más grandes de los próximos años, entendiendo que las máquinas no podrán hacerlo todo. De hecho, las compañías que han logrado conectar con las personas han demostrado mejoras en sus rendimientos, así como las que han invertido en tecnología, cultura y en la psicología a través de los entornos. Ya hemos visto la importancia de los ambientes en nuestro anterior post sobre qué quieren los trabajadores en sus lugares de trabajo.

El futuro ya llegó y las claves de la próxima década son visibles. Por ejemplo, en los entornos de colaboración o socialización con tecnología integrada, en la inclusión de estaciones de pie, o en mobiliarios flexibles para cada estilo y tipo de trabajo y trabajador. En este sentido, en el futuro casi todas las compañías serán “tecnológicas” ya que sí o sí tendrán que readaptar sus espacios.

Y ustedes, ¿creen que sus entornos y sistemas de trabajo se adaptan de a poco a los cambios del futuro?