La nueva forma de trabajar y socializar

Los ambientes de work café si bien no son una novedad, sí son cada vez más necesarios dentro de los nuevos escenarios del trabajo. Porque son espacios dinámicos que ayudan a conectar a las personas con sus colegas, y al trabajo con las organizaciones, generando más compromiso.

También son llamados “terceros lugares”, muchas veces construidos en espacios desaprovechados de las oficinas para generar instancias de conexión, colaboración, relajación e innovación. Por eso en Ufficio queremos ayudarte a crear un tercer espacio corporativo que sea valioso y proporcione a las personas lo que necesitan para trabajar cómodos y conectados, especialmente en esta temporada del año que necesitamos conectarnos más con la naturaleza y las instancias de recreación.

Como espacios de cultura y de marca, el work café tiene que ser un lugar donde las personas puedan elegir cómo y dónde trabajar en función de sus necesidades y tareas, según las nuevas formas de trabajo. Las oficinas han cambiado mucho en su forma de organizarse y de organizar el trabajo, así como la tecnología ha facilitado el dinamismo para que los trabajadores puedan trabajar desde cualquier lugar, siempre que dispongan de conexión y de la posibilidad de socializar. Hemos visto multiplicarse a los trabajadores móviles acostumbrados al movimiento, que no sólo trabajan de forma remota, sino que muchas veces abandonan la oficina para ir a un café o a otro tercer lugar separándose de sus coworkers, colegas, y cultura laboral.

A continuación, te dejamos algunas claves esenciales para planear y diseñar un work café donde las personas disfruten de ir a trabajar, de encontrarse, colaborar e innovar:

-Público/Privado: Permitir a las personas ser accesibles para el intercambio con otros facilitando, además, espacios para la privacidad y la tranquilidad.

-Socializar/Trabajar: Ofrecer espacios para reuniones informales y para conversaciones con la tecnología necesaria para permitir simultáneamente el trabajo con otros.

-Local/Global: Ofrecer servicios durante las horas de trabajo local pero dando soporte a los trabajadores distribuidos por el mundo y con otros horarios.

-Planificar/Improvisar: Ofrecer puestos y herramientas fijas facilitando también espacios que den soporte e inspiren a las interacciones espontáneas.

-Libertad/Reglas: Permitir a los colaboradores apropiarse libremente de los espacios en base a sus necesidades facilitando protocolos para la buena convivencia general.

-Servicio de Atención/Autoservicio: Ofrecer guías de ayuda para el uso del espacio y para brindar atención, pero permitir también que los trabajadores puedan explorar y utilizar el espacio por su cuenta.

Además, para que estos lugares funcionen mejor deberían ser concebidos teniendo en cuenta también estas tres dimensiones humanas: la cognitiva (un entorno multisensorial en donde las personas pueden elegir el nivel de sensaciones que quieren recibir); la física (para refrescar cuerpo y mente no sólo en las comidas, sino durante largas jornadas de trabajo alternando las posturas); la emocional (el espacio estimula interacciones sociales importantes para la salud emocional conectando a las personas mientras toman un café o comparten un almuerzo).

Hay que prestar atención también al diseño integral: muebles, iluminación, música, tecnología, servicios y decoración en general. En definitiva, todo lo necesario para crear el ambiente de trabajo y de intercambio. Y, por otra parte, suministrar todos los elementos para la integración tecnológica, porque es lo que permitirá una mejor experiencia de trabajo dando soporte a la información compartida, y a la colaboración entre los colaboradores remotos junto a los que comparten el espacio.

¡Aprovechá la excusa del verano para crear entornos para la socialización y el trabajo informal con estos consejos!

Y descubrí aquí otros detalles técnicos que ofrece nuestra socia Steelcase para una configuración ideal en espacios de work café.