Claves para crear ambientes privados en espacios públicos

Para muchos trabajadores contemporáneos un típico día de trabajo significa pasar de un área a otra intercalando el trabajo en equipo con los momentos de foco y concentración individual. En este escenario, es vital brindar soporte a estos diferentes estados otorgando a las personas y a los equipos la privacidad que necesitan.

En cuanto a mobiliario y diseño, existen varias soluciones que le permiten a los trabajadores estar al alcance del resto de sus compañeros manteniendo un área de foco que les permita no ser distraídos constantemente por los ruidos y el movimiento usual de una oficina.

Y en esta oportunidad vamos a aprovechar a presentar la línea Brody WorkLounge, una de las últimas novedades de Steelcase, y un nuevo paradigma en el diseño de espacios de trabajo. Se trata de estaciones de trabajo individual o colectivas de alta performance, diseñadas para esos ambientes intermedios entre la privacidad y lo público permitiéndole a los usuarios momentos de foco e intimidad en áreas muy transitadas. Un espacio de trabajo en donde cuerpo y mente están en armonía, con la posibilidad de ajustarse a los dispositivos para que se mantengan al nivel de los ojos ayudando a reducir la tensión en el cuello y en los hombros.

Este mobiliario no es sólo una solución de espera o encuentro casual, sino que brinda las herramientas y el confort necesarios para poder trabajar con comodidad. Porque aunque muchos espacios de lounge o de espera puedan parecer cómodos, generalmente cuentan con poca sujeción ergonómica y control sobre las distracciones visuales. Es por esta razón que cada vez más empresas optan por este tipo de soluciones para sus áreas de espera o espacios comunes entre colaboradores para enfrentar el desafío de promover creatividad y colaboración sin perder de vista el foco y la intimidad que los trabajadores necesitan.

Los nuevos escenarios del trabajo exigen nuevos paradigmas en diseño y bienestar laboral para crear ecosistemas que permitan distintas configuraciones y estados, y Brody cubre todas estas necesidades en un solo mobiliario fácil de adaptar en casi cualquier área. Pero también existen otras alternativas en equipamiento como la creación de pequeños cubículos con divisorias móviles, fijas, acristaladas, que permiten transformar fácilmente los espacios según los estados de privacidad que se necesiten.

La colaboración y el intercambio son muy necesarios a la hora de incentivar la creatividad y la innovación en el trabajo, pero en la medida en que fuimos eliminando paredes para unir más a las personas y abriendo los espacios para conectarnos perdimos un poco de vista el problema de la concentración en la oficina.

El desafío actual de encontrar el equilibrio adecuado entre la privacidad y la colaboración consiste fundamentalmente en ofrecerle a los usuarios una variedad de opciones y cierto control sobre su entorno. ¿Están tus espacios adaptados para la concentración y la colaboración? Contactános para que podamos ayudarte a crear ambientes de bienestar adaptados a las necesidades de tu trabajo.