Descubrí los beneficios que tiene en nuestro desempeño laboral y social

La empatía es una habilidad que suele ser subestimada por ser considerada como una capacidad que por sí misma no podría llevarnos al éxito profesional. Pero la realidad es que es muy útil para el éxito laboral así como para nuestras relaciones en el trabajo. La socióloga norteamericana Tracy Brower, colaboradora de Steelcase y experta en ecosistemas de trabajo y trabajadores, nos revela la importancia de esta habilidad en un nuevo artículo publicado en la Revista Forbes.

Primero que nada, la socióloga resalta que la empatía es una habilidad que todas las personas tenemos, cuando en mayor o menor grado tenemos la capacidad de ponernos en el lugar de otras personas experimentando lo que otros sienten. Ahora veamos los beneficios concretos que tiene esta habilidad para mejorar nuestras relaciones y nuestro desempeño profesional:

Los beneficios de la empatía

Identidad: La empatía comprende nuestra propia identidad. Solemos entendernos a nosotros mismos a través de las personas con las que compartimos, y así nuestro sentido de identidad también deriva de las personas con las que nos relacionamos más de cerca.

Cooperación: La empatía facilita la cooperación que es esencial para que los equipos funcionen efectivamente así como en las decisiones que se toman en conjunto.

Innovación: La empatía nos permite expandir nuestros horizontes y nuestra manera de pensar. Cuando comprendemos un punto de vista que no nos es familiar, podemos ser más flexibles y estar abiertos a nuevas ideas y perspectivas sobre un tema motivando de esta manera una mayor innovación.

Influencia: Además de los beneficios para las relaciones en comunidades, la empatía también es esencial para uno mismo a la hora de presentarnos e influir en otras personas. Ponernos en el lugar del otro y entender otras perspectivas facilita nuevas discusiones, y el ejercicio de acercarse al lugar del otro nos permite entender mejor cómo podemos mostrar nuestras perspectivas.

Siempre es más fácil empatizar con personas con las que tenemos cosas en común, por eso es más importante cuando la empatía nos permite ver y comprender puntos de vista diferentes a los nuestros y aprender a partir de esas otras miradas. Empatizar no cambiará nuestra mente, subraya Brower, pero sí nos ayudará a entender otras y a conectar desde nuevos lugares.

Empatía y acción

La socióloga también define dos maneras de empatizar. Una es considerando las opiniones de otros (“si estuviera en su posición, qué pensaría en este momento”), como una empatía cognitiva. Por otro lado, la empatía emocional, que es cuando nos enfocamos en los sentimientos de otras personas (cuando ponernos en la situación de otros nos hace sentir). Tanto la cognitiva como la emocional, benefician la identidad, la influencia, la cooperación y el pensamiento expandido.

Pero en última instancia lo que verdaderamente importa es la acción, cuando todo ese entendimiento de la situación del otro se convierte en compasión y reacción. Poner la empatía en acción es tomar consciencia cuando un colega del trabajo está en problemas y ofrecerle nuestra ayuda, por ejemplo. Es también considerar las opiniones de un compañero de equipo que deriven en nuevas perspectivas e ideas en el grupo. A veces las personas no recordarán tus acciones, pero sí recordarán cómo las hiciste sentir, y es a través de la empatía que podemos contribuir a despertar pensamientos positivos en los otros que sean recordados por mucho tiempo. Y en la medida en que podamos construir relaciones estrechas también obtendremos resultados positivos para nuestro propio bien.

¡Utilicemos la empatía para vender nuestras ideas, para conectar con colegas, obtener mejores resultados en los equipos y para expandir nuestras perspectivas! ¿Seguís pensando que se trata de una habilidad blanda? Imposible si los resultados que obtenemos son tan fuertes y sólidos.

Pueden acceder al artículo original aquí.