Cómo adquirir hábitos más saludables en el trabajo

La temporada de la primavera es siempre un buen momento para renovarse y activarse reencontrándonos con hábitos más saludables y tomando un nuevo impulso para lo que resta del año laboral. Por eso este mes queremos dejarte algunos consejos que te ayuden a emprender un cambio en las rutinas y, si es necesario, animarte a invertir en accesorios y equipamiento que te permitan relajarte y tener más salud en tus jornadas de trabajo.

  • Cambio en la alimentación. Durante los meses más fríos nuestro cuerpo necesita de más energía y calorías para poder resistir las bajas temperaturas y la falta de sol en nuestras rutinas. Pero cuando las temperaturas empiezan a subir con la primavera, es importante incorporar a tiempo el consumo de frutas y verduras asociadas a las épocas de calor. Es aconsejable también seguir una dieta un poco más liviana para no sentir la pesadez en el cuerpo y en la mente durante los días de mucho calor.
  • La hidratación siempre es esencial para nuestra salud, pero durante los meses de altas temperaturas necesitamos hacerlo con más responsabilidad. Por eso es recomendable tener siempre en el escritorio nuestra botellita personal con agua para no olvidarnos ni poner excusas.
  • Aire libre y naturaleza. Aprovechá cualquier excusa para salir al aire libre. Nuestro cuerpo nos pide estar en contacto con la naturaleza en los meses más cálidos y de sol. Cualquier pretexto laboral que tengas para tomar un poco de aire puro, no lo dejes pasar. Está demostrado que trabajar al aire libre o con luz natural mejora la creatividad, la productividad y la participación de las personas. También podés integrar la naturaleza a los espacios interiores, ya sea con plantas, ventanas, colores, texturas, etc.
  • Moverse dentro de la oficina. También podés moverte dentro de la oficina alternando el trabajo de pie con el del escritorio convencional recordando hacer algún estiramiento cada hora de trabajo. Para poder moverte y trabajar saludablemente, es importante contar con espacios adaptados en cuanto a iluminación y accesibilidad para nuestros dispositivos y computadoras personales, así como disponer de las herramientas tecnológicas necesarias y espacios comunes para la relajación.
  • Renovar herramientas y mobiliario. Si tu ambiente de trabajo te ofrece estas opciones, utilizá el mobiliario que te permite mayor movimiento y flexibilidad. Si tu oficina está con planes de renovación, consultá por los últimos diseños en mesas de trabajo ajustables en altura que acompañan el cambio en tus rutinas y tareas, permitiéndote pasar de la posición sentada a una posición de barra o trabajo de pie. También hay una variedad de accesorios como soportes regulables o puestos de trabajo con bicicleta que te permiten hacer una rutina de ejercicio mientras participás de una reunión o trabajás en tus proyectos individuales.
  • Si tenés la suerte de contar con ambientes que promueven la socialización y la colaboración, entonces dales más uso y disfrutalos. Si no es así, encontrá el momento para poder vincularte con tus colegas y colaboradores de oficina, por ejemplo, durante las pausas para comer. Socializar y entablar relaciones de confianza en el trabajo te ayudarán a sentirte más feliz y saludable en el día a día.

Tengamos en mente esa frase que dice “trabaja bien y vivirás bien”. Está comprobado que los entornos que combinan confort, funcionalidad y satisfacción emocional, pueden inspirar a las personas a realizar su trabajo lo mejor posible, aumentar su productividad, satisfacción y participación en el trabajo.

Activate con la primavera, refrescá tu mente, y reencontrarte con los hábitos saludables que más te gusten. ¡Dale la bienvenida a una nueva temporada con más salud en tus entornos de trabajo!