Qué tener en cuenta a la hora de invertir en la herramienta más importante de trabajo

La silla de trabajo es la herramienta de trabajo más importante. Pero encontrar la mejor solución puede ser una tarea difícil al encontrarnos con una variedad de opciones y diseños.

Para entender la importancia de esta herramienta, tenemos que entender que las lesiones lumbares, así como los dolores crónicos de espalda, suelen ser las lesiones más comunes en los trabajadores que permanecen la mayor parte de su tiempo sentados, cuando no están durmiendo. Por esta razón es que la silla que elijamos debe cuidar nuestra salud ocupacional y la de nuestros colaboradores.

En Ufficio entendemos que esta elección no es una decisión sencilla. Por eso, además de ofrecerte una gran variedad de diseños de calidad que se ajusten a las distintas necesidades y posibilidades de nuestro mercado, también te ayudamos en la búsqueda de la mejor elección. Repasamos lo que deberías evaluar a la hora de dar con la mejor solución que sea beneficiosa para la salud, que esté adaptada a tu cuerpo y a las exigencias laborales.

  1. Ajustable. Hay que evaluar las características ergonómicas según las proporciones de cada cuerpo, y según las horas que cada trabajador permanecerá sentado durante la jornada laboral. Te aconsejamos probar bien la silla que estés planeando comprar, cuidando que sea confortable en todos sus niveles de ajustabilidad.
  2. Adaptable. Las marcas importan, en cuanto a prestaciones, calidad de los materiales, garantías, y beneficios ergonómicos, pero a veces una silla que se ajusta mejor a tus proporciones (altura y peso) y necesidades, podría brindarte mejores beneficios.
  3. Respaldo regulable. La silla debe cuidar la espalda y brindar sujeción lumbar. Cuidar la postura de la espalda y la correcta circulación sanguínea es esencial, por eso debe dar soporte para varios niveles de respaldo y apoyo y permitir, a su vez, mantenerla en una posición fija.
  4. Asiento regulable. Una buena silla debe ser regulable en asiento para fijarla según la altura del usuario y la posición con respecto a la mesa de trabajo. Las rodillas deben estar en un ángulo de 90° a 110° con respecto a los muslos, sin presión en las piernas.
  5. Apoyabrazos. Los apoyabrazos nos aportan una postura cómoda y más relajada con los brazos formando un ángulo de 90°. Si además te permiten variar la altura y la posición, mucho mejor.
  6. Estabilidad y adaptabilidad. La silla debe proporcionar cierta estabilidad con respecto al suelo, sin que se mueva y te obligue a perder la postura. A su vez, si tus tareas requieren de cambios de mesa de trabajo y de tareas, la silla debería poder adaptarse para acompañar el cambio en tus tareas y espacios.
  7. Diseño. No descuides la calidad en los materiales, tapizados, y otras prestaciones como las mallas anti transpirantes. Recordá que una gran forma de motivarnos e inspirarnos es a través del diseño, que sea de nuestro placer, y alineado al entorno que nos rodea.

Para terminar, te recordamos estos tips básicos sobre la correcta postura:

– Al sentarte, tu línea de visión debe quedar perpendicular al monitor/pantalla de trabajo.

– Relajar los hombros y mantener los brazos a 90° con respecto al suelo.

– Mantener la espalda bien apoyada en el respaldo de la silla. Podés ayudarte colocando un almohadón.

– Mantener los pies apoyados al suelo de manera que queden en un ángulo de 90° con respecto al suelo.

¡Descubrí toda la gran variedad de diseños y soluciones en Sillas Giratorias y Sillas Ejecutivas que tenemos en Ufficio Equipamientos para la salud de tu cuerpo y el mejor bienestar en el trabajo!