Una oportunidad de diseñar entornos de trabajo más seguros

La vuelta a la oficina, para muchas personas, será una experiencia muy distinta a cuando las dejaron. Los cambios, en un principio, podrán parecer algo surreales: personas usando tapabocas, manteniendo distancias, evitando cualquier contacto físico (sin abrazos o besos), y en entornos con nuevas herramientas y tecnologías para desinfectar los ambientes. El trabajo incluso será más solitario, ya que muchos compañeros aún estarán trabajando desde sus casas debido a que muchas compañías organizarán el regreso en fases, haciendo que las personas retornen a sus puestos en tandas.

Con el correr del tiempo surgirá una “nueva normalidad” laboral. Y si bien hay muchas conjeturas acerca de cómo será esa nueva normalidad, de lo que no hay dudas es que el Covid-19 habrá cambiado el entorno de trabajo para siempre. Y entre otros cambios, será fundamental adaptar todos los espacios según los protocolos de desinfección y sanidad, incluyendo accesorios, herramientas y equipamiento de desinfección para crear ambientes personales más aislados.

De acuerdo a recientes investigaciones de nuestra socia Steelcase, el retorno a las oficinas podría concretarse en 3 grandes etapas según las necesidades de las empresas y los grados de incertidumbre y adaptación a la pandemia. Repasemos cada una de las fases del regreso, los cambios que exigirán, y las soluciones que ofrecemos para poder volver paulatinamente y con todas las seguridades al trabajo en las oficinas.

Etapa 1: Responder a lo inmediato

La prioridad inmediata para los negocios, organizaciones, universidades, etc. es que los trabajadores vuelvan a trabajar con normalidad lo más rápido y seguro posible. Los líderes y mayores responsables en las empresas son conscientes del daño económico que la pandemia ha provocado en muchas personas. Por esta razón, es una prioridad que los trabajadores vuelvan a sus trabajos lo antes posible, siempre y cuando se sientan seguros haciéndolo. Esto significa que las organizaciones deberán adaptarse e invertir en las herramientas y el mobiliario que les brinde seguridad a sus colaboradores y les permita reincorporar al menos al 50% de su personal acompañado de protocolos de limpieza que aseguren una constante desinfección de los espacios.

Diseñar ideas: Nuevas estrategias relacionadas con el concepto del espacio apuntarán a diseñar entornos que respeten la distancia física mínima, agregando barreras y reorientando los puestos para evitar la disposición de personas enfrentadas, e invirtiendo más en limpieza y artículos de salud. A su vez, se seguirá brindando el soporte necesario a aquellos que continúen trabajando desde sus casas. Además de nuevas soluciones en mamparas y divisores para el aislamiento físico entre los puestos de trabajo, en Ufficio Equipamientos ofrecemos toda una serie de equipamiento de desinfección con sistema UV-C (para calzados, pisos, maletines multiuso, torres y luminarias). Se trata de una tecnología diseñada para ambientes de alto tránsito con el fin de controlar la infección entre personas a través de la luz emitida por radiación UV-C que posee una alta capacidad de extinguir cualquier tipo de virus, gérmenes o bacterias.

Etapa 2: Planificar al mediano plazo

En la medida en que los primeros trabajadores se ajusten a la nueva normalidad en las oficinas, las organizaciones podrán empezar a implementar cambios reconfigurando el espacio de trabajo para que sea cada vez más natural y permita el regreso a más personas. Con el tiempo, habrá cada vez más información acerca de las mejores medidas preventivas que serán de ayuda para la vuelta progresiva de las organizaciones.

Diseñar ideas: Los cambios implicarán nuevas configuraciones de los espacios ayudando a que la distancia física sea confortable y práctica, por ejemplo, añadiendo nuevos elementos a los puestos de trabajo como mamparas o divisorias más altas, más higiénicas y más resistentes. Los viajes seguirán limitados por un tiempo y los espacios van a necesitar de mejores ambientes y acceso tecnológico para las video conferencias. Algunas organizaciones continuarán brindando soporte y herramientas para el trabajo remoto para reducir la densidad en las oficinas, y otras analizarán nuevas soluciones espaciales más adaptadas a las necesidades actuales y los equipos de trabajo.

Etapa 3: Planificar al largo plazo

Esta pandemia ha hecho que el tiempo sea percibido de otra manera y hay días que se sienten como semanas. De esta manera, el largo plazo podría no estar tan lejano como creemos. La urgencia ya no será por volver al punto en el que estábamos antes, sino por movernos más rápido, ser resilientes, y seguir adelante. En la medida en que reinventemos el espacio de trabajo convirtiéndolo en un lugar más seguro que tenga en cuenta a los colaboradores y sus necesidades dentro y fuera de la oficina mejoraremos el nivel de bienestar y salud de los trabajadores.

Diseñar ideas: Planificar paradigmas en base a densidad y costos tendrá que cambiar y pensaremos más en adaptabilidad en lugar de permanencia, y en fluidez en lugar de estabilidad. Las personas han aprendido a volver a apreciar el estar juntos y van a necesitar sentir y vivir nuevas formas de comunidad. Por otro lado, las experiencias virtuales y físicas harán que las personas encuentren nuevas formas de sentir y crear sentido de pertenencia.

Las organizaciones que intenten volver a la normalidad previa al Covid-19 podrían estar en problemas. Es necesario reinventarse porque la volatilidad es inevitable y las oficinas necesitan estar preparadas para responder a la próxima disrupción. El espacio de trabajo en el contexto post Covid-19 será más importante que nunca.  

Los invitamos a descubrir todas las soluciones para crear puestos y entornos de trabajo más seguros e higiénicos junto a los nuevos equipamientos para desinfección de ambientes para mantenerlos libres de virus y gérmenes.